Carlos Fernando Sánchez

Carlos Fernando Sánchez -especialista en literatura- : 

"Dos niños contemplan accidentalmente un crimen. Sus vidas cambiarán para siempre. Con “La niebla no pudo ocultarlo” (Loqueleo, 2016), Albeiro Echavarria Acevedo se une al grupo de escritores que han enfrentado la tarea de mostrar literariamente a los niños y jóvenes cómo ha sido el conflicto armado en Colombia. Novela de logrados personajes (un niño díscolo e inatajable; una tía solterona y candidata a monja; un abuelo campesino drástico, defensor de valores católicos) y de construcción de una trama absorbente (el capítulo 14 con un diálogo entre dos jóvenes en apariencia enemigos, es memorable) esta novela demuestra el grado de madurez que ha alcanzado Albeiro después de 10 años de trabajo persistente. Curiosa obra esta que, intertextualmente, aprovecha tópicos de otras grandes novelas como “La mala hora” (los panfletos anónimos, los peligrosos chismes de pueblo), o “Hace tiempos” (la atmósfera provinciana de los pueblos antioqueños que retrató Tomás Carrasquilla). Es igualmente un homenaje a la música popular: a los tangos, a la carrilera, a los bambucos, a las rancheras y al bolero. Pero, sobre todo, la novela es un intento de contribuir a la memoria colectiva para no olvidar la Colombia campesina destrozada por los efectos del paramilitarismo, las guerrillas y la brutalidad generalizada de los años pastranistas y uribistas. Pues bien lo ha dicho el filósofo alemán Walter Benjamin: “La memoria abre archivos que la historia daba por cerrados”.